Saludos desde el pueblo de Papá Noel

en diciembre 16 | en Bloggers by Lumix G, Bloggers por el mundo, Bloggers por el mundo HOME, Nuevos Posts HOME | por | with No Comments

Santa Claus vive en Rovaniemi. Estas 5 palabras forman una frase que ha costado lustros conseguir. Los nórdicos se han disputado de manera cordial (los nórdicos son así) el lugar donde vive Papá Noel. Para los noruegos, vive en Droeback, una encantadora ciudad a 50 kilómetros de Oslo. Para los suecos, su cuartel general estaría en Gesunda, no muy lejos de Estocolmo. Para los daneses, Papá Noel vive en Groenlandia. Pero no sólo los habitantes del Norte de Europa intentan apropiarse de la nacionalidad de Papá Noel, también los estadounidenses están a la gresca con la partida de nacimiento de nuestro amiguito rojo. Para ellos, el venerable anciano barbudo vive en el Polo Norte. En estas que llegan los finlandeses y rechazan todo lo dicho anteriormente. Con fundada razón, argumentan que en el Polo Norte no se pueden criar renos y, por decreto, establecen que la residencia oficial de Papá Noel está en Rovaniemi, la capital de la Laponia finlandesa. Todo ello sin tener en cuenta que en realidad las islas Christmas se encuentran en el Pacífico y que, claro, ahí se ubica la casa de veraneo de Papá Noel.

Finlandia

El pueblo de Santa Claus, como se le conoce popularmente, se encuentra exactamente sobre la línea que marca el Círculo Polar Ártico, 8 kilómetros al norte de Rovaniemi. Cuenta la leyenda que hace unos 100 años comenzó a difundirse por todo el mundo la noticia de la existencia del Cerro Korvatunturi y de sus habitantes, entre los que se encontraba Papá Noel. A pesar de que Santa quería guardar el secreto, se le ocurrió decírselo a sus amigos para que le visitaran cuando quisieran, lo que acabó convirtiendo este remoto lugar en centro turístico de primer orden y clímax del espíritu navideño. Desde el año 2000 es la atracción más importante del entorno y su popularidad ha sido tal que ha cuadruplicado el número de visitas en pocos años, llegando hoy día hasta el medio millón al año.

Finlandia

Llegué hasta aquí en el autobús número 8 que sale desde la estación de Rovaniemi, cada hora más o menos. Papá Noel está aquí siempre excepto la noche de Nochebuena claro, que es durante la que reparte los regalos a todo el mundo. Tanto en invierno como en verano, nuestro viejo amigo está en casa. Un rosario de tiendas y restaurantes flanquean el hogar de Santa. Me voy directo a verlo, ya tendré tiempo después de empacharme de renos, gorritos, manualidades laponas y demás parafernalia. Mientras espero en la cola observo cómo otros antes que yo también han visitado al hombre que supuestamente nos hace más felices. El eurovisivo grupo Lordi o el presidente de China son algunos de los ilustres. Me pregunto de qué hablarían. Pronto saldré de dudas.

Finlandia

La maquinaria de un reloj gigantesco adornan el pequeño recorrido hasta la habitación donde Santa me espera de pie, con un libro en la mano que no consigo adivinar de qué autor es. Entro y tiene una iluminación muy acogedora y un Santa perfecto.

-¿Qué tal, de dónde vienes?

-De muy lejos, de España…

-¿Te gustaron los regalos que te dejé los otros años?

-Fueron más bien escasos, Santa. Yo soy más de los tres Reyes Magos…

-Ah, maldita liberalización de las Navidades…

-Pero bueno, los detallitos que me dejaste las últimas veces también me han hecho ilusión, no te preocupes.

Finlandia

Después estuvimos un rato hablando largo y tendido sobre cosas que aquí no se pueden contar.

Veremos si la visita fue provechosa y cómo se porta este año. Una vez fuera me dirijo a la Oficina Postal y por el camino me encuentro con los renos de Santa. Están descansando antes de la ardua tarea que tienen por delante los próximos días. Son bastante majos y aunque me acerco a ellos no se cabrean ni nada por el estilo.

Finlandia

La Oficina es un espacio amplio lleno de colores, tarjetas postales, sellos y regalos. Aquí es donde llegan todas las cartas que se escriben a Papá Noel. Los que más cosas piden son los ingleses y los polacos. Hay un cuarto de lo más acogedor, con una chimenea, en el que puedes sentarte a escribir a todos tus amigos. Después, los elfos que trabajan para Santa te enviarán las cartas para que lleguen a su destino cuando tú quieras. Hay multitud de cartas, dibujos y postales manuscritas expuestas por toda la oficina. No te vayas sin mirarlas, es en ellas donde reside la verdadera magia de la Navidad.

*Fotos realizadas con la Lumix DMC-GF6

Pin It

entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

« »