Ilha grande, a la tercera…

en junio 19 | en Bloggers by Lumix G | por | Sin comentarios

Necesitaba llegar a la isla por mucho que fuera la tercera vez. Ilha Grande es mi rinconcito preferido para posarme y pausarme.

La Estrada Real desemboca en Paraty a pocos kilómetros de “a Ilha”, donde hacía 5 años un nómada novato tocaba su guitarra por las lindas calles empedradas para ganarse los días.

Antes de que arranque el pleno día y el turisteo, en la playa se practica yoga y los urubús buscan la carroña que ha traído la marea de la noche. Allí saludo a algunos viejos amigos que dejé entonces y me re-encuentro con mi mar después de tantos meses de interior. La costa, las playas, las micro-islas, el salitre son como ambientadores de mi casa, me empiezo a curar.

Fotografía realizada con una Lumix GH4

En un par de días ya estoy cruzando en la barcaza desde Angra dos Reis a mi querida Ilha grande, una isla sin asfalto, con mil trilhas (sendas) y playas de ensueño que descubrir.
Las aves marinas acompañan el lento trotar de la barcaza popular, mucho más lenta y también más económica que las lanchas que llevan a toda prisa a los locales con urgencias o a los turistas sin tiempo que perder. El turismo llega de Rio de Janeiro, que queda a unas 3 horas en bus de Angra, a golpe de transfers y ofertas con promesas de unos días de paraíso.

Fotografía realizada con una Lumix GH4

Y allí está, la bahía de Abraão, igual que 5 años atrás, con la estampa atardeciendo que me dejó boquiabierto y hechizado, una isla de película frente a mí. Un mar de verde arranca desde el azul marino y se encarama hasta el pico Papagaio, la gran roca en la cima de una montaña, punto más alto de la isla que dejé sin visitar en mis otras dos visitas para tener la excusa de volver a rematar.

Fotografía realizada con una Lumix GH4

Llego a la Posada Paloma, donde realicé el primer vídeo de trabajo del Vidaje y donde hice una entrañable amistad con toda la gente que la orbita y que se transformó en una suerte de familia.

Alegría y abrazos, necesitaba unos cuantos y además ¡sorpresa!, ahora la posada por la noche se transforma en Las Sorrentinas, un restaurante (número uno en Trip Advisor y también en la guía Lonely Planet) con especialidad de pasta rellena casera y salsas que está a la altura de la isla: espectacular.

Fotografía realizada con una Lumix GH4

Abraão es el pueblito que aguanta como puede la embestida del turismo creciente casi saturandose en temporada alta, pero el que es morador sabe dar dos pasos en el sentido correcto y encontrarse en unos minutos en plena naturaleza.

No tardo ni dos días en ir a mi rincón favorito, la playa de Dois Rios que, además de los dos ríos vírgenes que la abrazan por cada lado y que le dan nombre, alberga las ruinas de lo que fue una prisión hasta 1994 y que es el secreto para que esta isla restara alérgica a urbanizarse tanto tiempo.

Fotografía realizada con una Lumix GH4

Al bañarse en uno de sus ríos, uno parece que está en el tiempo de los dinosaurios: todo es verde, grande y salvaje. No hay huella humana y se pueden escuchar tanto cerca como lejos los gritos y peleas de los grandes monos bugios que son los dueños de esas selvas protegidas.

Mi amigo Sergio llega de visita desde Barcelona y en el primer paseo que damos al pozón cercano a las ruinas del lazareto, en la playa preta del mismo Abraâo, nos encontramos con unos monos bugios en lo alto de unos árboles comiendo a placer.

Fotografía realizada con una Lumix GH4

El siguiente plato es una salida en el barco de mi querido amigo Jerónimo que nos lleva a rincones únicos como la playa de Bananal donde nos perdemos con los kayaks y el snorkel y damos el clásico paseo hasta la iglesia de Freguesia de Santa Ana, frente a la imponente palmera real, de las más altas del país.

La isla parece tranquila, pero si quieres no paras. Al día siguiente vamos a visitar la cascada de Feiticeira y a la playita de su mismo nombre. Al regresar tomamos unas empanadas argentinas en El Coruja del gigante Piu donde nos esperan Benjamin y mi amigo el fernet, una bebida de origen italiano adoptada por los argentinos que abundan en esta parte de la costa brasileira y que mezclado con cola es mi trago favorito.

Fotografía realizada con una Lumix GH4

Al día siguiente toca un paseo por la playa de Abraãozinho, que está lo suficientemente cerca para ir tranquilamente en media hora, pero a la vez lejos para la mayoría de turistas perezosos, lo cual la deja más tranquila y la convierte en una de mis favoritas. A lo lejos, veo pasar  los taxi-boats apresurados que llevan a los turistas a uno u otro rincón, pero mis ojos se posan en las barcas de los cuatro pescadores que todavía faenan entre las islas pequeñas que salpican la isla grande. Me gusta imaginar el mundo cuando era todo así.

Toda la costa desde Rio a Santos alberga cientos de islas grandes y pequeñas que son un tesoro infinito. Mi preferida es esta, pero apenas hemos empezado, hay mucho más, por algo se apellida Grande. En mi estadía, que se alargó meses, cumplí dos sueños: subir al pico Papagaio y dar la vuelta a la isla en kayak, entre otras cosas… pero esto os lo cuento en la próxima entrada.

 

 

Pin It

entradas relacionadas

IMPORTANTE: ANTES DE COMENTAR

Si tienes una consulta puedes buscar la respuesta en nuestras FAQ's o abrir un chat con atención al cliente. Si tienes un problema técnico con tu producto debes ponerte en contacto con un servicio técnico Panasonic

Este blog se mantiene y publica desde España, sentimos no poder atender las consultas realizadas desde Sudamérica ya que los productos que se venden son diferentes. Para consultas relacionadas con estos productos te recomendamos te pongas en contacto con Panasonic Latin America

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« »