¿Son arquitectura las intervenciones urbanas de no arquitectos?

en agosto 23 | en Hogar, La voz del experto | por | with 2 Comments

La arquitectura no se agota en los edificios. Pero en las calles anda revuelta. No se trata de un nuevo movimiento, se debate más bien su futuro. Se habla de perder (autoría) y de ganar (capacidad de intervención en las ciudades).  En el mar convulso de falta de encargos, exceso de escuelas, arquitectos sin clientes y nuevas leyes que amenazan con limitar sus competencias (borrador del Ley de Servicios Profesionales, LSP) el arquitecto Antonio Jiménez Torrecillas ha definido su profesión como “una forma pacífica de cambiar las cosas”.  Y en eso andan muchos arquitectos. Buscan ampliar los límites de su disciplina trabajando con otros profesionales. Y escuchando a la gente.

Los colectivos de arquitectos que, sin ser políticos, atienden a las demandas de los ciudadanos han visto cómo el fallo de la última Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo (XII BEAU –que expondrá los proyectos ganadores y finalistas en noviembre, en el Matadero de Madrid) premiaba su trabajo. Esa nueva amplitud de miras del jurado reconoce a quien muchas veces ni firma ni visa proyectos, pero sí mejora la vida en muchos barrios y redefine, ampliándolo, el futuro de la arquitectura. Lo hace porque enciende una luz sobre el trabajo colectivo algo que se reconoce ahora y se tiende a asociar a la crisis pero que, sin  embargo, lleva años existiendo. El sevillano Santiago Cirugeda, y su colectivo Recetas Urbanas, defienden la autoconstrucción y el reciclaje de edificios desde 1996, mucho antes de que estallara la burbuja.

Intervenciones urbanas

“Aunque las ciudades las disfrutemos y las paguemos entre todos, las transformaciones urbanas han sido durante mucho tiempo monopolio de poderes con intereses parciales”, explica el arquitecto David Juárez  del colectivo barcelonés Straddle3. En los últimos años, la suma de profesionales y sociedad ha levantado viviendas hechas con material reciclado y ha acondicionado solares vacíos como espacios de convivencia. No son solo arquitectos lo que hay detrás de esas acciones, pero todos forman parte de Arquitecturas Colectivas, una organización que busca que los ciudadanos sientan la calle como propia.

Todas estas acciones cívicas -que a pesar de construir parte de las ciudades no suelen ser consideradas arquitectura- están demostrando una capacidad transformadora, motivadora y operativa de la que están careciendo los políticos en épocas de escasez. Sin embargo, y a pesar de este último galardón al madrileño Campo de la Cebada, no resulta serio que solo se relacione el trabajo colectivo con la juventud, como si de una fiebre pasajera se tratara en lugar de una oportunidad.

Es inequívocamente bueno que los solares vacíos tengan un uso social, aunque sea temporal. Es cívico –e inteligente- que los ciudadanos contribuyan a mejorar sus barrios –uno valora lo que cuida y cuida lo que valora-, pero es, sin embargo, peligroso que los ayuntamientos deleguen su responsabilidad de cuidar y crear espacios públicos en esas iniciativas ciudadanas. El reconocimiento a proyectos colectivos, en los que los vecinos intervienen en la planificación y ejecución de nuevos espacios públicos, altera la relación entre obra y autoría. Por eso reconociendo al Campo de la Cebada del centro de Madrid como un trabajo conjunto de arquitectos y sociedad civil los cambios que afronta la arquitectura se anuncian radicales. ¿Es la participación ciudadana y son los colectivos de arquitectos una moda para la crisis o una vía de futuro? Los próximos años veremos si la profesión de arquitecto, los políticos y las ciudades absorben y apoyan estas acciones. De hacerlo cambiarían las reglas del juego para las ciudades para la profesión de arquitecto y para la especulación inmobiliaria.

Pin It

relacionado entradas

2 respuestas a ¿Son arquitectura las intervenciones urbanas de no arquitectos?

  1. Luis Ferrarino dice:

    Siguiendo las publicaciones del amigo Mario Pérez he llegado a este blog y me encontrado con este interesante interrogante.
    Un interrogante que no tiene una única respuesta, ya que la ciencia urbanística es compleja en si misma por la simultaneidad de factores que intervienen en su concepción.
    Coincido con lo que menciona en su artículo. En las últimas décadas, los espacios ciudadanos han quedado en manos del poder político y son el resultado de la especulación.
    El urbanismo debe ser el resultado de la interacción del urbanista con las conductas sociales, que tienen un cierto grado de espontaneidad. Y creo que ese grado de espontaneidad es el que hace un espacio más atractivo.
    Vivo en Palma de Mallorca, por lo tanto hablo de lo que veo. Y veo situaciones pseudo-urbanísticas en las que el diseño urbano no es más que la materialización de un render de autocad (adjunto foto) http://photospeed.wordpress.com/2013/07/07/la-vida-en-render/ Con sus fachadas, sus aceras cuidadas, su césped cortado, sus pequeños árboles y sus bancos. Incluso su bici senda. Pero no hay gente. La gente va por otros lugares. Y si una propuesta de espacio público no atrae el interés de la gente, quiere decir que ha fracasado.
    Otro ejemplo muy común, es ver un árbol con su frondosa y agradable sombra y un moderno banco de diseño (mobiliario urbano lo llaman), pero ocurre que el banco está a diez metros del árbol y a pleno rayo de sol en una ciudad que se planta en los 30º todo el verano.
    Esto demuestra que la ciencia urbanística no es tenida en cuenta, ni siquiera desde sus principios básicos.
    Saludos cordiales

  2. Arquitectura dice:

    Tenemos que tener en cuenta que la aplicación de unas medidas urbanísticas o arquitectónicas en cualquier entorno afectara al viandante durante un largo periodo de tiempo, tal efecto no es -a mi entender- cuantificado ni valorado por los técnicos que lo ejecutan que en la mayoría de casos la finalidad es recalcar su “ego” en vez de proporcionar o integrar un elemento arquitectónico en el entorno. EL afán de protagonismo o el intentar aparecer en algún medio de diseño está rompiendo los esquemas de una arquitectura coherente y respetuosa.

    Un saludo… Pau.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

« »